Porfirio Díaz renunció a la presidencia de México un 25 de mayo de 1911

in Culturizando, Snap News

El 7 de mayo de 1911, Díaz hace un último intento por aferrarse a su cargo. En un manifiesto asegura la no reelección y afirma que renunciará siempre y cuando el país no sea entregado a la anarquía

 

Después de mantenerse 30 años en el poder, Porfirio Díaz deja la silla presidencial de México un 25 de mayo de 1911. Después de su partida deja un país hundido en el deterioro político y social.

Para el primer centenario de la independencia, Díaz ya tenia 80 años y sufría varios problemas de salud, entre ellos una severa infección en las encías, sordera y dolor de rodillas al caminar. Aún así, seguía convencido de haber sido un buen mandatario y contar con el amor del pueblo.

Durante su gobierno se había establecido una paz interna relativa y se alcanzó un superávit en las finanzas, además de llevarse a cabo varias obras públicas importantes. Sin embargo, el descontento social y la desigualdad económica ya no se podían negar y para el gobierno era cada vez más difícil evitar levantamientos en su contra.

Francisco I. Madero, fue el mayor oponente del gobierno de Díaz. A comienzos de 1911, de camino a México, Limantour se reunió en Nueva York con Francisco I. Madero para negociar con los revolucionarios, pero los adversarios del presidente Díaz exigían a toda costa su renuncia, por lo que las conversaciones se estancaron.

Debido a su estado de salud, Díaz se recluyó en su casa en el centro de la Ciudad de México donde permanecía bajo el cuidado de su esposa Carmen Romero Rubio. El presidente sospechaba de todos, incluso de Limantour, y llegó a ocultar a su consejero la comunicación telegráfica que mantenía con Madero.

El 7 de mayo de 1911, Díaz hace un último intento por aferrarse a su cargo. En un manifiesto asegura la no reelección y afirma que renunciará siempre y cuando el país no sea entregado a la anarquía. Esta promesa no basta para los revolucionarios, quienes toman la Ciudad de México tres días después.

El 24 de mayo varios periódicos dieron la noticia de que Porfirio Díaz dejaría el cargo. Multitudes se reunieron afuera de la Cámara de Diputados en espera de confirmar la renuncia. Aquél día, los legisladores no tocaron el tema y llevaron a cabo una sesión completamente ordinaria, lo que desató el enojo de los ciudadanos, quienes llevaron a cabo varias manifestaciones violentas en el centro de la capital.

Oficialmente, su renuncia se aceptó en el Congreso el 25 de mayo de 1911, con lo que quedó a cargo como presidente interino Francisco León de la Barra.

A la renuncia le siguió el exilio y poco después de ceder el cargo Porfirio abandonó México en barco. Nunca más pisaría el país que gobernó, para morir en Francia en 1915.

 

Su carta oficial de renuncia, con la que ponía fin a tres décadas de mandato, es la siguiente:

 

 

 

Related Posts

Somos el periódico digital urbano de actualidad, información de primera mano para mentes de primer nivel.

Cultura, política y periodismo ciudadano con rigor digital para Tiemposmodernos.

Anúnciate: contacto@tmposmodernos.com

Llámanos:

71 59 50 24 Redacción
71 59 50 52  Dirección General

Síguenos en @Tmposmodernos

Todos los derechos reservados.  CopyRight 2017 TMposmodernos.com

}